Calle Alonso De Castro, 1 - La Cuesta - Tenerife

reducir el sedentarismo mitiga el riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares

Senior,Woman,In,Sportswear,Using,A,Foam,Roller,On,The

Un nuevo estudio sugiere que reducir el tiempo de sedentarismo diario puede tener un efecto positivo en los factores de riesgo de las enfermedades derivadas estilo de vida. Pasar solo una hora menos sentado al día y aumentar la actividad física ligera podría ayudar en la prevención de enfermedades en tan solo tres meses, según el estudio publicado en el Journal of Science and Medicine in Sport

La diabetes tipo 2 y las enfermedades cardiovasculares son las enfermedades crónicas más comunes a nivel mundial. El riesgo de desarrollar estas enfermedades aumenta particularmente por el sobrepeso causado por la inactividad física y la dieta poco saludable, y los trastornos metabólicos que a menudo se asocian a ese estilo de vida.

Se sabe que el ejercicio regular es beneficioso para controlar el peso y prevenir enfermedades. Sin embargo, muchos adultos no cumplen con la recomendación semanal de 2,5 horas de ejercicio de intensidad moderada y, por lo general, pasan la mayor parte del día sentados.

En un estudio de intervención del Centro Turku PET y el Instituto UKK en Finlandia, los investigadores analizaron si se pueden lograr beneficios para la salud al reducir el tiempo sedentario diario durante un período de intervención de tres meses. Los participantes de la investigación eran adultos en edad laboral sedentarios y físicamente inactivos con un mayor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

Los investigadores compararon dos grupos: al grupo de intervención se le indicó que redujera el tiempo que pasaba sentado una hora al día mediante el aumento de la actividad física de pie y de baja intensidad, y al grupo de control se le indicó que mantuviera sus hábitos habituales y su estilo de vida sedentario.

“Lo que hace que nuestro diseño de investigación sea único es que el tiempo de sedentarismo y la actividad física de ambos grupos se midieron con acelerómetros durante todo el período de tres meses, mientras que en estudios anteriores la actividad generalmente se midió solo durante unos pocos días al principio y al final del período”. Esto hace posible recibir más información sobre los cambios de comportamiento reales durante un período de tiempo más largo”, dice el candidato a doctorado Taru Garthwaite de la Universidad de Turku en Finlandia.

El grupo de intervención logró reducir el tiempo sedentario en 50 minutos por día en promedio, principalmente aumentando la cantidad de actividad física de intensidad ligera y moderada. En el período de tres meses, los investigadores observaron beneficios en los resultados de salud relacionados con la regulación del azúcar en la sangre, la sensibilidad a la insulina y la salud del hígado en el grupo de intervención.

“Es un pensamiento alentador que se pueden lograr beneficios para la salud reduciendo el tiempo que se pasa sentado y aumentando la cantidad de actividad física incluso de intensidad baja. Para muchos, este puede ser un punto de partida más fácil que aumentar el ejercicio real”, dice Garthwaite.

Particularmente beneficioso para personas físicamente inactivas

Es probable que las personas que no cumplen con las recomendaciones semanales de actividad física se beneficien más al reemplazar el tiempo sedentario con actividad física ligera. Sin embargo, reducir el tiempo de sedentarismo probablemente no sea suficiente por sí solo para prevenir enfermedades si la persona tiene varios factores de riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

“Reducir el tiempo que se pasa sentado podría ralentizar el desarrollo de estas enfermedades, pero, por supuesto, se pueden obtener mayores beneficios aumentando la cantidad o la intensidad de la actividad física además de permanecer sentado menos tiempo”, recomienda Garthwaite.

El siguiente paso para los investigadores es estudiar cómo los cambios en la actividad diaria y el tiempo sedentario afectan el metabolismo energético y la composición corporal, además de los factores de riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares durante un período de estudio de seis meses.

 

Dejar un comentario